Posteado por: maresdetinta | 11/02/2012

Los propios dioses, de Isaac Asimov


 FICHA

TÍTULO Los propios dioses
TÍTULO ORIGINAL The Gods themselves
AUTOR Isaac Asimov
EDITORIAL La Factoría de Ideas
COLECCIÓN Solaris Ficción, Nº 65
AÑO PUBLICACIÓN IDIOMA ORIGINAL 1.972
AÑO PUBLICACIÓN EN ESPAÑA 1.974 (Bruguera)
TRADUCCIÓN María del Mar Rodríguez Barrena
Concepción Rodríguez González
Ana Isabel Domínguez Palomo
PÁGINAS 336
SERIE
ENCUADERNACIÓN Rústica con solapas
GÉNERO Ciencia-FIcción
ISBN 978-84-9800-354-3
P.V.P. 19,95€
PREMIOS Hugo, Nebula, Locus y Ditmar

.

El futuro. En un universo paralelo, con leyes físicas ligeramente distintas a las nuestras, sus habitantes descubren la forma de intercambiar materia con nosotros. Materia que, una vez en el universo de destino, y merced a las diferencias físicas entre ambos, comienza a desprender energía de forma espontánea. Una vez consumida la capacidad energética del material puede volver a ser intercambiado, para recomenzar el ciclo. ¿Qué podríamos hacer con un suministro de energía gratuita e inagotable? Más allá que cualquier otra historia, esta novela destaca por una impresionante descripción del cosmos, una visión que nos hace aún más insignificantes de lo que podíamos pensar. Con una gran maestría, Asimov nos va sumergiendo en un universo totalmente diferente al que conocemos. Un derroche de imaginación pocas veces realizado…

OPINIÓN

Asimov está considerado como uno de los tres grandes de la ciencia-ficción, junto con Clarke y Heinlein, y novelas como ésta no hacen sino corroborar esa afirmación. En Los propios dioses, a pesar de su corta extensión, tenemos un poco de todo: ciencia-ficción hard, historias personales de grandes egos y envidias, rencillas y venganzas académicas, primeros contactos, descripciones de mundos alienígenas totalmente diferentes a los que estamos acostumbrados, viajes a la luna, etc…

La novela cuenta una historia inteligente, apasionante y asombrosa, sobre todo en su segunda parte. Sólo he leído relatos cortos de Asimov y algunos libros de su Fundación, pero sin duda, esta novela es de lo mejor del autor, como se viene comentando desde hace tiempo por todos los lectores.

La edición que he leído (hay otras a precios muy asequibles e incluso se puede obtener en formato electrónico) es la clásica en rústica con solapas de La Factoría de Ideas pero con portada brillante. Este cambio de portadas mate a brillantes es relativamente reciente y lo lleva aplicando esta editorial desde hace un año aproximadamente. La letra es adecuada para una lectura cómoda (no como en otros títulos de esta editorial) y con unos márgenes generosos. La traducción es correcta y no entorpece la lectura. No he detectado errores ni faltas ortográficas que resaltar.

El libro se estructura en tres partes bien diferenciadas y que podrían considerarse novelas cortas, pero relacionadas entre sí. De hecho, la novela fue publicada por entregas en revistas durante 1.972. Sus títulos son “Los propios dioses…“, “…luchan en vano…” y “…contra la estupidez” y hacen referencia a la frase “Contra la estupidez, los mismos dioses luchan en vano”, de la cita original “Mit der Dummheit kämpfen Götter selbst vergebens.” de Friedrich Schiller (1759–1805). La relación temporal entre estas tres partes es secuencial, aunque no comparten protagonistas ni escenario físico, y sirven para engranar una historia muy bien construida y que se sigue sin dificultad.

La numeración de los capítulos es curiosa. Por un lado, hay correlación entre la línea temporal y el número de los capítulos, lo cual es útil para saber qué ocurre antes y qué después, aunque la acción es bastante lineal y no hay motivos para perderse. Y por otro lado, la numeración en la segunda parte hace referencia al personaje en el que se centra la acción y aquí sí que es bastante interesante el haber hecho la numeración de este modo. Todo tiene un motivo y el lector lo descubrirá poco a poco y le servirá para encajar las piezas.

El libro apenas tiene relleno y la trama avanza a ritmo constante y sin interrupciones. Es una novela corta y Asimov no se entretiene en nada que no sea indispensable para que la historia avance. Se agradece esta concreción de ideas y ese ahorro en palabras (al más puro estilo de Asimov).

La primera parte de la novela transcurre en un futuro más o menos cercano en la Tierra, donde se hace un descubrimiento, por azar, que podría resolver los problemas energéticos de la Humanidad. La trama gira en torno al ambiente académico de los investigadores que hacen dicho descubrimiento, de sus afinidades y de sus rencillas personales y profesionales. La segunda parte es totalmente diferente y traslada la acción a un desconocido mundo habitado por una extraña especie de seres inteligentes. Este mundo está en decadencia (casi, casi en extinción) debido a que su estrella está agotando su combustible y la mayor preocupación de sus habitantes es resolver esta desesperada situación. Es, desde luego, la parte más interesante e impresionante del libro. Te deja con la boca abierta la capacidad de imaginación del buen doctor y cómo es capaz de describir un mundo tan diferente al nuestro con tanta facilidad, con una prosa tan directa y simple y a la vez resultar tan claro y completo en la descripción: los habitantes son totalmente diferentes a los humanos, aunque no en sus sentimientos, que quedan bastante bien reflejados en la narración. La última parte nos traslada a la Luna en el futuro, cuando ya se ha establecido una colonia hace tiempo (ya hay seres humanos selenitas puros, es decir, que han nacido y vivido siempre en la Luna y se han adaptado físicamente a nuestro satélite natural). Esta parte de la novela es la que resuelve el argumento. Es interesante ver cómo un científico abierto de miras es capaz de solucionar un problema de alcance mundial y del que nadie quiere hacerse cargo o, simplemente, prefieren no ver (como desgraciadamente estamos acostumbrados a presenciar actualmente en muchos ámbitos).

La trama principal del libro se basa en un concepto físico-químico a través del cual, la Tierra y un planeta de un universo paralelo son capaces de transferir materia (un elemento radiactivo concreto que emite partículas) para producir energía. Hay energía neta producida en los dos universos que interactúan, por lo que parece ser un buen negocio para ambos. El descubrimiento en la Tierra es casual y encumbrará a los mayores niveles de gloria a su descubridor que, por otro lado, es un científico egocéntrico, mediocre y vengativo. En la primera parte, toda la trama se centra en explicar el fenómeno físico que hace posible la transferencia de materia entre universos a través de los ojos de dos científicos enfrentados: el descubridor del fenómeno y otro científico, verdadero motor de la trama en esta parte, que pretende desenmascararlo y demostrar al mundo que todo fue fruto de la casualidad. También hará un descubrimiento sorprendente sobre el trasvase de materia y que será, en última instancia, el que motive todos sus actos. Se intercalan, como no podría ser de otra forma, algunas partes hard para explicar la física que hay detrás de todo el fenómeno energético descubierto y cómo se construye la llamada Bomba de electrones, que es el mecanismo con el que se consigue hacer las transferencia de materia y obtener la energía. A pesar de los detalles técnicos, todas las explicaciones se entienden perfectamente y no es una parte árida ni mucho menos.

La segunda parte cambia de escenario y vemos todo lo relacionado con el descubrimiento hecho en la Tierra pero observado por los habitantes del universo paralelo. Se hace necesario no contar nada más al respecto para no develar ningún detalle de la trama. Asimov nos contará con su ágil prosa cómo vive esta sociedad de seres, cómo se reproducen, cómo se alimentan y cómo han conseguido solucionar el problema de su más que probable próxima extinción. Los personajes de esta parte central del libro están muy bien definidos y cada uno tiene una personalidad muy marcada. Comprenderemos perfectamente la motivación de estos seres y entenderemos a la perfección su sicología y los actos que realizan. Algunas partes me han resultado algo pesadas, pero son las menos y el resto compensa estos pasajes algo tediodos. Este extraño mundo descrito y sus habitantes son de los que se recuerdan durante mucho tiempo tras la lectura del libro. Es considerada por muchos, las mejores palabras escritas por el autor en toda su carrera.

Y el último tercio de la novela está dedicado a la resolución de los problemas que se presentan en la Tierra, descubiertos por el científico de la primera parte, y que otro científico que visita la Luna pretende resolver, ya que las autoridades competentes no quieren enterarse de lo que está pasando. Ésta última parte quizá sea menos entretenida, pero cierra correctamente el argumento y todos los hilos de la trama tras la magnífica segunda parte.

Se trata de un libro de una calidad incuestionable, que hará las maravillas de los aficionados a la buena ciencia-ficción. La segunda parte es sencillamente magistral, la última cierra de forma adecuada la narración y la primera es la perfecta introducción a la historia, siendo a su vez muy interesante y entretenida. Lectura sencilla a la vez que compleja. Sencilla por la forma en que está escrito y compleja por las ideas que se desarrollan en ella y el alcance en imaginación del que hace gala.

El libro gustará a cualquier aficionado a la CF y a los que no hayan leído nunca nada de género. Asimov escribe con una claridad y sencillez apabullante, cogiendo de la mano al lector e introduciéndolo de lleno en la ficción narrada de manera constante y sin ningún esfuerzo.

Lo mejor:

  • La prosa directa y de fácil lectura.
  • Un libro sin relleno que cuenta sólo lo necesario para avanzar la trama.
  • La imaginativa segunda parte.

Lo peor:

  • La última parte es un poco floja comparada con el resto del libro.
  • La parte del universo paralelo tiene algunos pasajes algo aburridos.

Ficha en Tercera Fundación

Otras reseñas del libro:

Biblioteca de Sedice

Sitio de Ciencia-Ficción

La biblioteca del Kraken

Opiniones desautorizadas

Diario de lecturas

El hogar de las palabras

Disponible avance en pdf aquí: http://www.cyberdark.mobi/xpromo/xpdf/3249eec592e8be1.pdf

Anuncios

Responses

  1. […] de Los propios dioses en Mares de tinta y de El fin de la eternidad en Rescepto indablog. […]

  2. […] Blog dedicado a Asimov y su obra * Los propios dioses reseña en Mares de tinta * Los propios dioses en Rescepto * Los propios dioses en la […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: