Posteado por: maresdetinta | 12/05/2011

Las puertas de La Casa de la Muerte, de Steven Erikson


FICHA

TÍTULO Las Puertas  de la Casa de la Muerte
TÍTULO ORIGINAL Deadhouse Gates
AUTOR Steven Erikson
EDITORIAL La Factoría de Ideas
COLECCIÓN Solaris Fantástica
AÑO PUBLICACIÓN IDIOMA ORIGINAL 2.000
AÑO PUBLICACIÓN EN ESPAÑA 2.010
TRADUCCIÓN Enric Tremps y Miguel Antón
PÁGINAS 627
SERIE Malaz: el libro de los caídos, Vol. 2
ENCUADERNACIÓN Rústica con solapas
GÉNERO Fantasía
ISBN 978-84-9800-587-5
P.V.P. 25’75€

En el sagrado desierto de Raraku, Sha’ik la vidente y sus seguidores se preparan para el levantamiento profetizado largo tiempo atrás, «el Torbellino». Esclavizada en las minas de otataral, Felisin, la más joven de la deshonrada Casa de Paran, sueña con la libertad y jura vengarse, mientras que los Abrasapuentes proscritos Violín y Kalam conspiran para liberar al mundo de la emperatriz Laseen (aunque la voluntad de los dioses, como siempre, parece ser otra). Y, al tiempo que dos antiguos guerreros cargados con un secreto devastador penetran esta tierra asolada, un comandante del Séptimo Ejército de Malaz lidera a sus agotadas tropas en una última y audaz carrera para salvar las vidas de treinta mil refugiados.

Steven Erikson es arqueólogo y antropólogo, y se graduó en el taller de escritura de Iowa. Las novelas de su serie ‘Malaz: El libro de los caídos’ han sido internacionalmente aclamadas y le colocan como una de las principales voces de la ficción fantástica.

 RESEÑA

Las Puertas de La casa de la Muerte es el segundo volumen de la serie de Malaz: el libro de los caídos, escrita por el canadiense Steven Erikson. Se trata de una fantasía adulta muy, muy compleja, donde multitud de personajes y tramas se entremezclan a lo largo de miles de años y en varios continentes del mundo creado por el autor.

Al igual que ya ocurriera con el primer volumen de la serie (Los jardines de la luna) la narración es bastante exigente con el lector, los acontecimientos se narran de forma casi críptica, las tramas se ramifican y se entremezclan en multitud de ocasiones, los personajes son numerosos, las sendas (fuentes de la magia en este mundo), los magos, los seres fantásticos y los hechos mágicos son abundantes y misteriosos, las razones de los movimientos y reacciones de los personajes son complejas y no quedan del todo claras. Es un libro que hay que leer con detenimiento, porque un simple comentario de un personaje puede ser fundamental para entender parte de la historia.

Como ya ocurriera con el primer volumen de esta saga, el libro contiene algunos mapas del escenario donde trascurre la narración, junto con un extenso, aunque no muy útil, dramatis personae. Sospecho que el poco detalle de éste se debe a la intención del autor de no desvelar nada de la trama más que a otra cosa. Así, en este listado de personajes, sólo aparecen los nombres de los mismos y como mucho una descripción de dos o tres palabras.

También cuenta con un prólogo, un epílogo, un glosario de los pueblos, razas, cargos y organizaciones, dioses, etc. La narración en sí está dividida en cuatro libros, cuyos títulos son Raraku, Torbellino, Cadena de perros y Las puertas de la Casa de la Muerte. Esta separación en libros es artificial, ya que la narración es continua en ellos y los personajes que las sustentan son los mismos en toda la novela.

Finamente, el libro cuenta con una breve biografía y bibliografía del autor, donde ya se anuncian la publicación de los volúmenes 3 y 4 de la saga (el tercero, en realidad ya fue publicado a finales de 2.010 y su título es Memorias del hielo y el cuarto se espera para finales de 2.011)

La edición, al igual que la primera entrega de la saga, es en rústica con solapas y portada en brillo. El tamaño de la letra es pequeño, los renglones apretados y los márgenes estrechos, por lo que sus 627 páginas calculo que, en realidad, serían unas 800 páginas si la letra y los márgenes fueran un poco mayores (que es lo normal para este tipo de formato). Es un libro muy extenso y ha de ser leído con atención.

La traducción corre a cargo de Enric Tremps y Miguel Antón y no me ha convencido del todo. Si bien el estilo de ambos traductores es similar y no sabría decir qué parte corresponde a cada cual, el uso de algunas palabras de no muy amplio uso y algunas frases algo enrevesadas, hacen que la traducción no sea lo buena que desearíamos todos y a veces entorpece la lectura. En general la traducción es, pues, aceptable, pero hubiera hecho falta una corrección más detenida de algunos pasajes.

La historia se desarrolla en el continente de Siete Ciudades, que ha sido conquistado por el imperio de Malaz pero se halla en un precario equilibrio, ya que está a punto de estallar una revolución (llamada El Torbellino, liderada por una vidente e inspirada por una diosa). Este continente es nombrado varias veces en el primer tomo de la serie, que a su vez se desarrollaba Genabackis. El hilo temporal es inmediatamente posterior a los hechos acontecidos en Los jardines de la luna y algunos de los personajes de éste aparecen en esta nueva entrega, como algunos de los Abrasapuentes, ascendentes y dioses.

En los diferentes hilos asistiremos a hechos en todos los rincones de Siete Ciudades como el sagrado desierto de Raraku, las minas de otataralita al norte, ciudades como Erhlitan y Aren, ciudades perdidas en ruinas y otros muchos escenarios fascinantes, pero de los que no se termina de sacar partido, en parte por la premura de Erikson de contar muchas cosas a la vez y no detenerse en detalles que dotarían de “fondo” a la historia. Por ejemplo, se describen algunas ciudades enterradas en la arena del desierto que supuestamente pertenecen al Primer Imperio, pero no se termina de concretar qué les ocurrió para desaparecer ni qué les pasó a sus habitantes. Todo queda, a mi entender, en un intento artificial de ambientación y no se consigue transmitir al lector un verdadero background de la historia. Quizá en entregas posteriores se aclaren algunos de los hechos esbozados aquí.

La sensación que queda es como si Erikson no supiera en realidad qué contar o cómo continuar la saga y se atreviera sólo a contar pequeños trozos de la historia global que ya irá desarrollando en los demás libros. O quizá tenga todo muy claro y ordenado en su mente y sea una estrategia para no adelantar acontecimientos. Lo malo es que la sensación es la contraria. Parece no tener del todo claro hacia dónde quiere llevar la historia y no se atreve a pillarse los dedos detallando demasiado las tramas en estos primeros volúmenes, para tener más libertad en los siguientes.

Por otro lado, la gran cantidad de personajes que pueblan las páginas no hace sino aumentar la complejidad de la lectura. En efecto, existen multitud de personajes, cada uno con sus intereses que, por supuesto, el autor no deja claro en ningún momento. Al contrario, tendremos que irnos haciendo idea de lo que pretende cada uno de ellos, lo que piensa, sus planes y sus intereses según avanza la trama con sus acciones y con sus conversaciones (que no en pocas ocasiones serán muy crípticas). A veces encajaremos las piezas y seremos capaces de entender los porqués de las reacciones y las decisiones que tomen; otras muchas veces, no nos quedará más remedio que seguir con la lectura con la esperanza de que más adelante se aclaren las situaciones.

Tenemos, por ejemplo, a Icarium y Mappo, dos personajes peculiares, de razas no humanas, pero con demasiados secretos cada uno por separado y también entre ellos como para que queden claras las motivaciones de cada uno. Icarium es un jaghut mestizo y Mappo es un trell. Se intuye que ambos son poderosos, que son compañeros en un viaje de destino incierto y se nos narra su historia en una gran cantidad de páginas. Finalmente, tras sernos narradas mil y una vicisitudes, no sabremos quién es quién de esta peculiar pareja. Este hilo de Mappo e Icarium es confuso, no lleva a nada, por lo menos en este libro. Los dos personajes sólo se limitan a vagar por el mundo y nunca me quedó claro qué intenciones tenía cada uno de ellos. Entiendo que pueda aparecer un personaje o algún pasaje que deje algo abierto para los próximos libros, pero no un tercio de este libro de 600 páginas (implica leer a ciegas demasiadas horas). La historia de ambos no queda para nada clara en el libro y, a mi entender, se desperdicia a estos personajes, a los que tantas páginas se le han dedicado y que tanto habrían dado de sí.

En Las puertas de la Casa de la Muerte también aparecen algunos personajes ya conocidos por los seguidores de Malaz, como los Abrasapuestes Violín, Kalam, Apsalar y el joven Azafrán. Quizá sean los dos hilos argumentales de estos personajes los que mejor se entiendan, aunque no estén exentos de pasajes no del todo claros. Como siempre, todos ellos tienen asuntos pendientes que tratar e intenciones ocultas, que serán descritas poco a poco. Quizá sean las partes de Kalam las más claras e interesantes, ya que tiene un destino claro desde el principio de la narración, pero en alguna que otra ocasión entrará en una senda (incluso acompañado de otros viajeros que encontrará por el camino) y los elementos incomprensibles en la narración estarán servidos.

Una parte muy interesante del libro se narra cuando estalla la revolución. Se formará una caravana de refugiados que vagará por el desierto desde Hisar hasta Aren, la última ciudad que resiste fiel al Imperio, en un intento por ser rescatados por la flota de la emperatriz que ha partido para aplacar el levantamiento. Este hilo narrativo es épico y en él ocurren algunas escaramuzas y batallas entre los ejércitos rebeldes y lo que queda de la fuerza de ocupación malazana, al mando del Puño del Séptimo Ejército Coltain, que será en encargado de proteger a los miles de refugiados, junto con las pertenencias que han podido llevar con ellos y a su ganado, que será sacrificado poco a poco para alimentar a los supervivientes. Este hilo es el más lineal de todos y está bien narrado, pero algunas de las batallas son caóticas y confusas, es decir, el lector no sabe bien nunca dónde están situadas las fuerzas oponentes, no están bien descritos los movimientos de la tropas ni algunas de sus maniobras. No queda claro nunca la posición de las fuerzas enfrentadas, ni sus movimientos ni se explica el por qué de la superioridad o inferioridad, según corresponda, de cada uno de los bandos en las batallas y escaramuzas. Erikson las finaliza de un plumazo de forma poco creíble. Los deux ex machina para solventar situaciones son abundantes…eso sí, las últimas páginas de la narración de esta caravana de la muerte son muy, muy buenas y el final es épico. Cuando la caravana de refugiados llega por fin a Aren, Erikson ha sido capaz de sorprenderme y emocionarme. Las últimas 80 páginas son realmente buenas y mucho más claras y mejor narradas que el resto del libro. Sin embargo, el final del texto vuelve a dejar múltiples hilos abiertos (lo que hasta cierto punto en normal por tratarse del segundo volumen de una serie de 10 libros): hay escenas con personajes salidos de la nada y se pretende crear sorpresa y expectación para las futuras continuaciones, pero en mi caso, lo único que me ha provocado es frustración al no dejar ciertos hilos argumentales convenientemente cerrados o explicados.

También tenemos a Duiker, un historiador imperial, que tratara de unirse a la caravana de refugiados de Coltain e intentará sobrevivir por todos los medios. Muchos de los pasajes de esta Cadena de perros, como es llamada la caravana en el libro, los viviremos a través de los ojos de Duiker. Es, sin duda uno de los protagonistas del libro al que más páginas dedicará el autor y de las más fáciles de entender.

Por otro lado, seremos testigos del peregrinaje de Felisin (hermana de Paran y de la nueva consejera de la emperatriz), junto con sus compañeros de esclavitud Baudin y el antiguo sacerdote Heboric, tras su huida de las minas de otataral. Quizá sea la parte más confusa del todo el libro junto con la de Icarium y Mappo. Será el suyo un viaje largo y lleno de acontecimientos: unos serán interesantes y otros no tanto, pero sobre todo, muchos de ellos serán totalmente incomprensibles. Y es que esta manía de Erikson de no dejar las cosas claras empieza ya a cansar. Pase que se queden hilos abiertos o acontecimientos en el aire, que el lector espera se aclaren más adelante, pero es que es raro el pasaje en que estos personajes no sean testigos de hecho asombrosos o sufran acontecimientos de los que no se da ninguna explicación. Y no me refiero a hechos de poca importancia y aislados, sino a acontecimientos que serán el motor de la narración y la causa de muchas de las decisiones que tomen los personajes. Un ejemplo de esto es lo que ocurre con las amputadas manos de Heboric. Son un misterio y parece que serán relevantes en el futuro pero en este libro no se dan detalles sobre ellas.

Al final, son muchos los hechos que se escapan al lector, haciendo que la lectura se haga cuesta arriba. Poco a poco la bola de confusión se va haciendo más y más grande y muchas veces no queda más remedio que leer hojas enteras sin entender nada ¿Genialidad del autor o mera torpeza narrativa? Lo dejo a criterio de los lectores de la serie, que parece que se decantan más por la primera opción. No es mi caso, al menos por ahora.

El sistema de magia del mundo creado por Erikson es, en principio, muy interesante. Está basado en las llamadas sendas, que parecen ser mundos paralelos por los que personas o seres iniciados en cada una de ellas pueden viajar y de las que extraen sus poderes. Y digo parecen porque si bien esto en lo que creía tras la lectura de Los jardines de la luna, ahora no lo tengo tan claro. Y es que ésta era una de las partes que más interés tenía en leer para aclarar ideas. Pensaba que en este libro se iban a explicar un poco mejor las sendas y por fin iba a entender su funcionamiento. Pero claro, no sabía todavía cómo se las gasta Erikson. Pues eso, de explicaciones nada de nada. Al revés, todo queda mucho más opaco y confuso que en el libro anterior. Ahora las sendas se usan con mayor frecuencia y son muchos los personajes que lo hacen. Las puertas a las mismas se abren y cierran sin un procedimiento claro. Además, ahora la sendas se usan con una mayor variedad de fines: sirven para mantener a tormentas alejadas, sirven para extraer poder como se estaba haciendo hasta ahora, sirven para viajar, etc…

En el texto hay un pasaje donde los protagonistas viajan en el Silanda (un barco abandonado que encuentran en su camino) y éste entra en una senda mientras navega y, la verdad, no me quedó claro cómo lo hace. Ni cómo entra en ella ni cuándo, ni cómo sale. Esta senda está inundada y es por ello que el barco puede navegar. En otro momento de la novela aparece una senda en llamas y otra senda que está desgajada y hecha jirones. Pero nada se explica sobre ello ni se aclaran los conceptos.

El autor abusa de estas sendas usándolas como deus ex machina para salir al paso de numerosas situaciones. Es uno de los puntos más confusos del libro. Y digo que después de dos libros y más de 1.000 páginas de letra apretada y estrechos márgenes es como para que el autor ya hubiera explicado algo más ellas. Queda la esperanza que algún día Erikson quiera contarnos su funcionamiento. Esperaremos a entonces, si no nos aburrimos antes, claro.

Otro de los aspectos que no me perece que aporten mucho a la narración son los soletaken y los D’iver. Se trata de unos seres que pueden cambiar de forma y, de hecho, los veremos con diferentes aspectos a lo largo de toda la historia. Como con las sendas, la aparición de estos seres es de improvisto, no se saben muy bien sus intenciones, ya que parece que van todos persiguiendo un mismo fin: seguir la senda de Manos por algún motivo. No se sabe bien qué pretenden, aunque parece intuirse que es conseguir ascender, pero todo se trata con poca claridad. Al final, todos los cambiadores de forma convergen y son despachados narrativamente sin contemplación. Es otro elemento de la narración al que se le podía haber sacado mucho más partido y, sin embargo, se queda en un elemento distorsionador más de la novela.

Otra de las oportunidades perdidas por el autor para aclararnos algo son las Casas de Azath, que ya aparecieran en escena en la última parte del primer volumen de la serie. Si en aquella ocasión la aparición de la casa era una sorpresa sin pies ni cabeza, en el libro que nos ocupa poco más se aclara. Se habla de una Casa de Azath, llamada Tremorlor, a la que buscan algunos de los personajes. Hacia el final del libro consiguen llegar a ella, pero lo que parecía que iba a ser una situación límite con una batalla épica incluida queda, finalmente, reducida a un pasaje bastante aburrido y, cómo no, no del todo explicada. La Casa de Azath es otro misterio y “poder” sacado de la manga que no aporta entretenimiento alguno sino más incomprensión a todo el texto.

Me parece muy artificial el equilibrio que existe en este mundo. Con dioses y criaturas tan poderosas y los humanos convertidos casi en marionetas es poco creíble que puedan proliferar los pueblos y los imperios. A la menor de cambio un dios es capaz de borrar de la faz de la tierra una ciudad o un continente entero.

El mundo creado por Erikson es basto, variado e interesante, pero la plasmación en los libros es muy tosca. No llega a sacarle el máximo partido a todos los ingredientes que tiene en mente y hace que la narración no sea fluida y que el lector no llegue realmente a disfrutar con ella. Es como si tuviera en mente todo el mundo que ha creado, quisiera contar su historia poco a poco, pero falla en la dosificación de información y la forma en que la expresa en el texto. Erikson intenta crear misterio al presentar a personajes opacos, pero considero que esto es una trampa narrativa. Se debería crear sorpresa mediante la trama y el encaje de los diferentes hilos de forma sorpresiva o inesperada, pero el autor lo que hace es inventarse tal o cual aspecto o poder del personaje para crear dicha sorpresa, lo cual no deja de ser un recurso bastante facilón.

Este libro está mejor escrito que Los jardines de la luna, por supuesto, pero aún quedan muchos párrafos, capítulos e hilos completos que son muy confusos y están narrados de manera muy torpe. La mayor parte del libro parece relleno. Sobran muchas páginas. Multitud de hechos narrados no son sino descripciones de los personajes deambulando por el continente sin un fin claro. Y cuando finalmente algún personaje, como Kalam, llega a su destino, la resolución se despacha en apenas tres páginas.

Esta segunda entrega de la saga es más complicada que la primera, pero mejor planificado y escrito. Es un paso adelante. Hay partes muy conseguidas y el mundo creado por Erikson es interesante. Sin embargo, muchos capítulos se hacen interminables porque son muy largos y tratan de todos los personajes y/o hilos a la vez y en la mayoría de los casos no se avanza casi nada en la trama.

Sin embargo, no me parece un mal libro, como pueda parecer por mis comentarios. Hay mucho que contar de este mundo y del drama que se avecina. El Imperio de Malaz es interesante y la imaginación de Erikson es apabullante, por lo que habrá que darle otra oportunidad a la serie. De hecho, Las memorias del hielo ya espera su turno en mi biblioteca. Espero, como dicen, que por fin se aclaren muchos de los interrogantes planteados en los dos primeros volúmenes de la saga.

Anuncios

Responses

  1. Enhorabuena por la reseña, me ha gustado mucho. No coincido en algunos de los aspectos que destacas como negativos, pero se ve que has dedicado toda la atención e interés en hacer un comentario profundo, y se agradece mucho!
    A mi me parece que este libro ya sí que prepara el terreno para comprehender todo el universo de Malaz, y da muchas indicaciones de cómo empezar a encajar las piezas.
    Yo también publiqué hace poco una reseña sobre “Los Jardindes de la Luna”, siéntete libre de comentarla en mi blog http://capituloultimo.blogspot.com

    O incluso usarla a tu antojo si quieres.
    Un abrazo y de nuevo, gracias por el blog, es muy interesante!

    • Hola Guillermo y bienvenido al blog.

      Me alegra que te guste el blog y que te haya parecido interesante la reseña. Es lógico no compartirla al 100%: cada uno tiene una visión subjetiva del libro (de cualqueir libro). Mi intención fue poner sobre la mesa más los puntos negativos que los positivos, ya que la blogosfera está plagada de buenos cometnarios sobre el libro y quería dar otra visión.

      Estoy de acuerdo contigo en que el libro ya sí prepara algo más el terreno sobre el mundo de Mañaz, pero no olvides que llevamos un montón de páginas leídas y todavía no se ha desvelado casi nada y la lectura cada vez se hace más ardua si no empezamos a comprender de verdad el mundo y a entender a los personajes. Podemos agotarnos esperando que paso algo más interesante.

      Desde luego que la serie merece una oportunidad. Por eso tengo el tercero ya en la cola de espera (pero hay que coger carrerilla para su lectura, porque es bastante gordo).

      Muchas gracias por tus comentarios e interés en el blog. Espero que te sirva en un futuro y tus comentarios serán bien recibidos.

      Ahora le echaré un vistazo más en profundidad al tuyo (ya lo visité hace unos días) y lo pondré en mi lista de blgos recomendados.

      Saludos.

  2. SALUDOS, ME ALEGRA SABER QUE HAY PERSONAS Q GUSTAN DE LA BUENA LECTURA, EN ESTA OCASION SOLICITO EL LINK PARA BAJAR ESTE LIBRO YA QUE TENGO MESES BUSCANDOLO, GRACIAS

    • Hola Fran. Bienvenido al blog. Espero que sea de tu gusto y ojalá sea fuente de información interesante para ti.

      Respecto a tu pregunta no sabría decirte con seguridad puesto que yo tengo el libro físico. Sin embargo, puedes echar un ojo en http://www.quedelibros.com. Quizá tengas suerte.

  3. Lei tu comentario, ya lei el primer libro y ahora este me ha parecido mas complicado, coincido en varios puntos… Y a pesar de todo kiero terminarlo y continuar con el de Memorias de hielo, es un libro bueno, pero hay ke leerlo atentamente porque si no es facil perderse (a mi me pasa)

    • ¡Bienvenido al blog Kurei!
      Efectivamente, ambos libros son bastante complicados y hay que leerlos detenidamente, porque en cualquier momento se desvela información muy importante para el desarrollo de la historia.
      Creo que el segundo libro está mucho mejor escrito y planificado que el primero, pero aún así es bastante complicado, que sumado a su longitud hace que la lectura se haga un poco cuesta arriba. Pero la historia que se deja entrever es inmensa (en todos los aspectos).
      Yo también tengo el tercero esperando su turno de lectura y el cuarto será publicado el mes que viene. Esperemos que la historia remonte y merezca la pena seguir leyendo la saga.

      Espero que el blog tee resulte interesante.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: