Posteado por: maresdetinta | 06/02/2011

Trilogía del Abismo, de William Hope Hodgson


Trilogía del abismo - William H. Hodgson

Ficha

TÍTULO TRILOGÍA DEL ABISMO
AUTOR WILLIAM HOPE HODGSON
EDITORIAL VALDEMAR
COLECCIÓN GÓTICA, Nº58
AÑO PUBLICACIÓN IDIOMA ORIGINAL 1907, 1908 Y 1909 (escritura)
AÑO PUBLICACIÓN EN ESPAÑA 2005
TRADUCCIÓN JOSÉ MARÍA NEBREDAFRANCISCO TORRES OLIVER
PÁGINAS 521
SERIE
ENCUADERNACIÓN TAPA DURA
GÉNERO TERROR
ISBN 9788477025085
P.V.P. 27,90 €

Me encontré con este libro un día en una librería sin nada en mente que comprar. Lo había visto con anterioridad, pero su precio y la gran oferta de género que tenemos los aficionados actualmente en el mercado habían hecho siempre que me decantara por otros títulos. Pero la colección Gótica de Valdemar tiene algo especial y este volumen tenía, además, el atractivo añadido de ser de temática marinera, que siempre me ha maravillado. Finalmente lo compré con la única referencia de haber leído un relato de Hodgson con anterioridad, pero las críticas de este autor son siempre positivas así que lo coloqué en mi biblioteca y espere que llegara el momento idóneo para leerlo (no me gusta leer libros de la Gótica en época veraniega, creo que le pega mucho más el otoño o el invierno. Maniático que es uno, que le vamos a hacer).

Se trata de un volumen grueso (537 páginas en tapa dura y maravillosamente bien encuadernado), con una amplia introducción donde se dan detalles de la vida y obra de Hodgson y donde se anuncia un próximo volumen en la Gótica con los relatos de terror en el mar, que los aficionados llevamos bastante tiempo esperando, por cierto. Parece ser que la espera se acabará en otoño de 2010, ya que el volumen está traducido y listo para ser publicado. Esos son buenas noticias. También incluye un glosario de términos náuticos que más de una vez deberemos consultar durante la lectura del libro si realmente queremos comprender al cien por cien las historias narradas.

La introducción es una estupenda antesala de la lectura, ya que nos introduce al mundo hodgsoniano, con sus misterios, islas fungosas, criaturas marinas monstruosas y miedos cósmicos al más puro estilo de Lovecraft (aunque quizá haya que decir que el maestro de Providence se inspiró en algunas obras de Hodgson más de una vez y no al revés). Pero no todos son terrores marinos en este libro, también existen abismos temporales y espaciales, horrores cósmicos y miedos ancestrales a los secretos del universo y el futuro del Hombre. Y para introducirnos en este mundo, nada mejor que esta Trilogía del Abismo, para mí una magnífica muestra de todos los temas habituales en Hodgson y también muestra de algunos de sus excesos.

Esta Trilogía del Abismo está compuesta por Los botes del Glen Carrig (1.907), La casa en el confín de la Tierra (1.908) y Los piratas fantasmas (1.909) (títulos verdaderamente evocadores) y según el autor, cierra con ellos una fase de su etapa creadora, no tanto por la temática, sino por una manera de tratar unos conceptos elementales. Y es cierto.  Si bien la primera novela corta (porque de eso se tratan las tres piezas de este volumen) y la tercera abordan el tema marino desde la óptica del misterio, el terror y la pequeñez del hombre enfrentada a la inmensidad del océano y de sus más insólitas criaturas, el segundo versa sobre una casa en el interior, en tierra firme, y no tiene ninguna relación con el tema marino, pero la forma en que trata las amenazas sobrenaturales y crea los ambientes de misterio y soledad son idénticos.

Antes de continuar, me gustaría dejar algunas notas sobre la vida del autor, que quizá sirvan para entender mejor su aversión por el mar y sus criaturas.

William Hope Hodgson nació en Blackmore End (Essex) el 15 de noviembre de 1.877. Fue el segundo de 12 hermanos (aunque tres de ellos murieron durante la infancia). Debido a que su padre era un pastor anglicano un tanto disconforme con sus superiores, lo trasladaron de parroquia frecuentemente, lo que provocó que su familia viviera continuamente al borde de la pobreza.

Con trece años, Hodgson se escapó del colegio para embarcarse en un buque mercante. El romanticismo y las ansias de aventuras llenaban su vida por aquella época. No lo logró, ya que lo descubrieron antes de que se hiciera a la mar. Posteriormente, su tío convenció a su padre para que se embarcara y así, el 8 de agosto de 1.891, embarcaba como aprendiz de cabina a la edad de 14 años.

Su padre murió de cáncer de garganta en 1.892, pero William siguió su aprendizaje llegando a ser oficial tras acabar sus estudios en una escuela especializada de Liverpool. Sin embargo, la vida en la mar no le convenció (“era una vida de perros”) y comenzó su vida en tierra firme.

En tierra se ganó  la vida de formas variadas: abrió un gimnasio y se dedicó a dar clases y conferencias de musculación (hay que indicar que Hodgson era una montaña de músculos en aquella época, ya que la vida en el mar le había obligado a un brutal desarrollo físico para no ser el objetivo de los abusos de sus compañeros de travesías), después se dedicó a escribir artículos en revistas especializadas sobre cultura física y temas marinos, por lo que comenzó a vislumbrar la posibilidad de ganarse la vida como escritor. Y desde entonces hasta su muerte (en Francia el 19 de abril de 1.918, en plena Primera Guerra Mundial) se dedicó a la escritura y a publicar sin descanso (tanto en forma de relatos como de novelas).

Como vemos, la vida de William Hope Hodgson fue azarosa y variada. En cierta medida un aventurero, que se dedicó a plasmar su repulsión por el mar en muchos de sus escritos. En este libro que nos ocupa, dos de las novelas cortas tiene temática marinera y no se dedica a describir bellas islas paradisíacas llenas e vida  y color. No, desde luego que no…

Los botes del Glen Carrig

Los botes del Glen Carrig - William H. HodgsonQue es un relato de sus Aventuras

en los Lugares Extraños

de la Tierra después del hundimiento

del buen barco Glen Carrig

tras chocar contra una roca oculta

en los Mares desconocidos del Sur.

Así contado por John Winterstraw

a su hijo James Winterstraw,

en el año de 1757, y por él escrito a mano

de manera muy correcta y legible.

Con esta evocadora introducción comienza la primera de las tres novelas cortas. Nada se nos cuenta del hundimiento del Glen Carrig y ya nos presenta a los protagonistas a la deriva en dos botes de remos tras el infortunio acaecido al barco. El comienzo de la novela es simplemente magistral, creando un ambiente de misterios y malos presagios en la desconocida y extraña isla a la que llegan los supervivientes. Como en habitual en Hogdson, no faltaran las descripciones fungosas y casi extraterrestres de los parajes por los que navegan y andan los protagonistas.

En esta isla encontrarán seres extraños (como el árbol susurrante que parece recrear una cara humana en su corteza) o el ser que los atacará en el pecio fluvial en el que se cobijan por la noche. Las situaciones claustrofóbicas y perfectamente conseguidas en ambientación se suceden una tras otra. Se trata de una novela de aventuras pero sumida en la niebla de un terror primordial y desconocido, que poco a poco irá haciendo mella en los náufragos.

Tras estos primeros horrores vividos en la isla deciden abandonarla y prefieren lanzarse al seno de un mar gris y amenazante antes que permanecer por más tiempo en la isla desierta que a la que habían arribado.

Tras un desdichado viaje, con tormenta incluida, llegan a una segunda isla, en la que deciden desembarcar para proveerse de alimentos y agua. Como era de suponer, esta nueva isla es de todo menos hospitalaria. Nuevamente las descripciones de Hodgson son geniales para conseguir un ambiente de misterio como pocas veces he leído. Tras una breve exploración, los hombres serán acosados por unas extrañas criaturas marinas que los atosigarán día y noche y que parecen surgir de unos pozos tierra adentro y del propio mar que los rodea.

Y hasta aquí puedo leer para no quitar interés a la novela relevando situaciones y pasajes que el propio lector tendrá que descubrir poco a poco. Lo que sí puedo adelantar es que la obra deja un muy buen sabor de boca una vez leída y que se recuerda con bastante nitidez tras su lectura. De 10.

La casa en el confín de la Tierra

La casa en el confin de la tierra - William H. HodgsonNovela extraña donde las haya. Te encantará o la odiarás. No hay término medio. Pero bueno, empecemos por el principio.

Dos pescadores deportivos aficionados viajan a un recóndito pueblo para pasar una temporada de pesca en un río y descubren en los alrededores de su campamento los restos de lo que parece ser una vieja e inmensa casa situada en un precipicio sobre los riscos que bordean el cauce. Allí descubren un viejo diario que no dudan en llevarse a su tienda de campaña y que comenzarán a leer a la caída de la noche y la luz de una hoguera. En el diario se describe detalladamente lo que aconteció a los habitantes de la casa y los horrores que vivieron durante unos días, mientras eran asediados por una multitud de criaturas surgidas de una poza cercana.

La primera mitad de la novela narra, siempre en primera persona, cómo los habitantes de la casa tratan de defenderse de estos ataques y qué hacen para permanecer cuerdos y atentos a todos los ruidos y posibles fisuras que pudieran aparecer en los parapetos que han colocado en puertas y ventanas. La narración es potente y las situaciones creadas son de verdadera claustrofobia. Nada diré de la apariencia de los seres surgidos de las entrañas de la tierra, para no restar ni un ápice de intriga a los futuros lectores.

No deja de llamar la atención lo parecidas que son las escenas y las situaciones que se describen con las que podemos leer actualmente en la avalancha de libros sobre zombis que hay en las librerías, sólo que ésta está escrita en la primera década del siglo pasado. Llama la atención por lo pionera e innovadora en este aspecto. Así, escena tras escena de asedio, los dos hermanos (el protagonista de la historia y su enfermiza y casi demente hermana) intentarán defenderse de todos los ataques de las criaturas por todos los medios, con escopeta en mano y sellando todas las posibles entradas de la inmensa casa que habitan.

Finalmente, y tras multitud de días de acoso, el protagonista abre una puerta dimensional y comienza la segunda parte de la novela. Esta parte final nada tiene que ver con la primera y seremos testigos, junto al protagonista, de la visita a misteriosos planetas bañados por la luz de un sol en forma de anillo y donde encontrará inmensas estatuas de dioses ancestrales, una réplica inmensa de su casa y seremos testigos del paso de los eones hasta la extinción del sistema solar. Es esta aventura cósmica la que puede hacerse pesada para algún lector (no fue mi caso), ya que cambia el tono y la trama de la narración radicalmente.

En definitiva, La casa en el confín de la tierra es un escrito muy interesante, absorbente y donde la creación de la atmósfera claustrofóbica está genialmente conseguida. La parte final, puede dejarte a cuadros o puede que te encante ya que es como si empezara un nuevo relato ¿Un exceso del autor? Puede ser, pero no deja de ser curioso cómo encajan ambas narraciones y cómo Hogdson es capaz de vislumbrar acontecimientos astronómicos que sólo medio siglo después ha podido confirma la ciencia.

Los piratas fantasmas

Los piratas fantasmas - William H. HodgsonLa última novela corta de esta Trilogía del abismo tiene una temática que puede ser típica (aunque no tanto para la fecha en que fue escrita, claro), pero en manos de Hodgson la narración es una pequeña maravilla donde se relata el acoso que sufre la tripulación del Mortzestus por unos seres espectrales y escurridizos.

Al inicio de la travesía todo parece ir bien, aunque la reputación del navío pone nervioso a más de un marinero y no dejan de ver fantasmas donde no los hay (¿o sí?). Poco a poco las apariciones van siendo más frecuentes y a esto se suma la desaparición de uno de los tripulantes. La acción va transcurriendo poco a poco y las descripciones del barco y de las maniobras marineras están salpicadas de susurros en la oscuridad y de movimientos atisbados con el rabillo del ojo. Las apariciones serán primero mínimas, para poco a poco ir en aumento.

Magistral es la atmósfera opresiva que se crea en el barco y magistral es la aparición final del barco fantasma. Un adelantado a su tiempo era Hodgson. Y no me cabe duda que alguna que otra película de piratas que se ha grabado últimamente obtiene parte de su inspiración en este relato, así como alguna que otra escena trasladada a la pantalla tal cual se narra en el libro.

Si tengo que resaltar algún punto negativo, diría que el vocabulario marinero puede sacar a más de uno de la narración, pero para ello el volumen se cierra con un estupendo apéndice de términos propios del mar y la navegación así como con un par de esquemas donde se nos describen toda la arboladura de un navío y de su velamen.

La prosa se Hodgson es fluida casi siempre, aunque a ratos es un poco enrevesada, pero en ningún momento se hace pesada. La caracterización de los personajes y sus miedos está muy bien conseguida. Las escenas de acción son trepidantes y las descripciones de los monstruos marinos son espeluznantes. Las tres novelas son una mezcla de aventuras y terror que hará las maravillas de los aficionados al género de terror y misterio y encandilará a los amantes den mar. Aunque después de leer este libro seguro que no mirarás a la mar de igual forma…

No me queda más que recomendarles este libro, preciosamente editado por Valdemar en su colección Gótica y a este autor. Si prefieren catarlo primero, tienen cada una de las tres novelas que lo componen editadas por separado y en bolsillo en la misma editorial en su colección El Club Diógenes. Ya me comentarán qué les parece. Para mí es uno de los mejores libros que he leído este pasado 2.010.

Los mares grises sueñan con mi muerte - William H. Hodgson

Par rematar y por si se quedan con más ganas de Hodgson o prefieren los relatos cortos, en noviembre de 2.010 se ha publicado (en Valdemar) una recopilación de relatos de terror y misterio en el mar (como he referido al inicio de la reseña) titulado Los mares grises sueñan con mi muerte, que todavía no he tenido el placer de leer pero que ya luce en mi biblioteca y no veo el momento de hincarle el diente. Un voluminoso volumen, que seguro no me defraudará.

Anuncios

Responses

  1. Este fin de semana he podido adquirir este magnífico ejemplar de la colección gótica (¡estaba en perfecto estado de conservación!). Espero poder empezar a disfrutarlo muy pronto, en cuanto acabe con “Juego de Tronos”, ya que la serie se acerca a pasos agigantados.

    • Desde luego que has hecho una muy buena compra. El libro es de lo mejorcito. Las tres novelas cortas son geniales. Dale priorirad en tu pila de lectura.

      ¡Ah! Y termina ya Juego de Tronos que te pilla el toro.

      Si quieres escribir una reseña te la publico.

      Ciao!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: